Lanchas y Veleros

La producción motonáutica se inicia en 1953 , anexo a la Fábrica de Automóviles, el Taller de Motonáutica (carrocerías de material plástico) funcionó hasta setiembre del año 1955, realizando series importantes de lanchas deportivas y de competición, veleros y motores fuera de borda.

El material utilizado para la fabricación fue similar al de los autos con la construcción de una serie de prototipos experimentales entre ellos dos lanchas, una de carrera y otra de turismo, un velero denominado “Tero”, un lanchón para pesca, un chinchorro y una piragua. Al año siguiente se inicia la producción seriada con 30 lanchas entre turismo, deportivas y de competición, 17 veleros “Tero” y chinchorro.

Es importante destacar el uso de la avanzada tecnología de plástico reforzado, siendo Argentina uno de los primeros países en aplicarla. Gracias a este material, se lograba un ahorro de peso, que en el caso de la lancha era de alrededor de 25%, alcanzando mayores perfomances y reduciendo el consumo de combustible. El casco estaba realizado en una sola pieza, por lo tanto carecía de juntas. Era incombustible y no requería mantenimiento ni de pintura ni calafateo.

Fuente: Leopoldo Frenkel, “Juan Ignacio San Martín, el desarrollo de las industrias aeronáutica automotriz en la Argentina”.


Productos